martes, 21 de octubre de 2008

¿Sientes pánico? Algunas razones para no sobrereaccionar

En la situación actual es lógico pensar en vender las inversiones en acciones. Sin embargo esto sería un error.

El principal motivo es que el "Market timing", es decir, intentar ajustar el momento de compa-venta, es una estrategia perdedora. Está demostrado: tratar de anticiparse a las bajadas o subidas del mercado es imposible. Al salirte del mercado es muy posible que pierdas los rebotes al alza, lo que será un handicap insalvable para tus ganancias. A este riesgo a veces se le denomina es riesgo de "estar fuera de mercado".

Otras razones para aguantar tus inversiones en bolsa son:
  • Los mercados siempre han recompensado a los inversores por asumir riesgos.
  • Apostar por la teórica seguridad del dinero "sin riesgo" puede tener muchos problemas a la hora de hacer frente a la inflación.
  • Las decisiones basadas en las emociones suelen llevar a un posterior arrepentimiento.

¿Tienes inversiones en bolsa? Todos sabemos que no es un momento fácil, pero como buenos quijotes hay que mantenerse firmes en el el caballo. No es el mejor momento para sentir miedo.

4 comentarios:

Luis dijo...

Aguantar sí, ¿pero hasta cuando?.

Y lógicamente, en función del plazo necesario para la recuperación, ¿no me puede interesar modificar las inversiones?.

Por último, tomar riesgos sería meter más dinero ahora en la bolsa, ¿seríamos recompensados como menciona el artículo?

Muchas gracias y mucho ánimo con esta nueva andadura que promete.

donquijotedelabanca dijo...

En contestación a luis:

No se trata de aguantar las inversiones en bolsa, sino de aguantar con el plan inversor que en su momento hubieras pensado. Nosotros hace meses publicamos una cartera modelo basada en las recomendaciones del Prof. Swensen. Lo puedes encontrar en el apartado "Libro eléctronico" de este blog. En nuestra opinión esa propuesta sigue siendo totalmente válida.

Aguantar con un plan inversor bien pensado (en línea con el que nosotros proponemos), no tiene plazo límite. Habrá de acompañarnos toda la vida. Es cierto, que se puede modificar en un momento dado. Por ejemplo, después del batacazo que han tenido las bolsas a lo mejor alguien llega a la conclusión de que en lugar de tener un 70% en bolsa prefiere tener un 50% ya que tanta volatilidad le quita el sueño. Esta nueva decisión significaría que a lo mejor no tiene que rebalanzear (es decir, vender bonos para comprar acciones). Pero, por otro lado, cuando la bolsa suba en un futuro (que no sabemos cuando) debería vender sus acciones para volver a comprar bonos hasta que pesen de nuevo un 50% en su cartera.

Solo recomendaríamos meter más dinero en bolsa en caso de que el rebalanceamiento de tu cartera modelo te lleve a esa decisión. Nunca por motivos de "market timing". La bolsa puede seguir cayendo y lo importante es que la diversificación de tus inversiones de permitan por un lado, seguir durmiendo a gusto y por otro, no correr el riesgo de estar fuera del mercado en caso de que haya un repunte.

Miguel dijo...

Trás el descalabro de los mercados y con las acciones baratas, ¿no sería buen momento para comprar? Y otra pregunta: como la actuación ha sido en algunos casos aparentemente irracional (ejemplo de personas no informadas actuando o de entidades liquidando posiciones por problemas de liquidez o deuda)¿no puede haber empresas específicas infravaloradas?

donquijotedelabanca dijo...

En contestación a Miguel:

Miguel tiene razón. Seguramente que es buen momento para comprar acciones en general y algunas específicas en particular. El problema es que no sabemos hasta donde puede continuar la irracionalidad corriegiendo los precios. Es decir, no sabemos hasta donde y hasta cuando pueden seguir cayendo.

Por eso nuestra propuesta es. Primero, no asustarse y no vende ahora las acciones. No es el momento. Segundo, rebalancear la cartera para que las acciones pesen en nuestra cartera lo que habíamos planeado que pesaran (por ejemplo un 50%). Esto de facto nos llevará a comprar acciones, pero no porque estén baratas (aunque seguramente lo estén) sino porque queremos recuperar los porcentajes de inversión en los distintos activos según el plan que tenemos previsto.

Esta metodología de rebalanceamiento es más poderosa que intentar acertar a comprar y vender en el momento adecuado.

En cuanto a la selección concreta de títulos infravalorados nos parece tremendamente dificil. Jamás recomendaríamos esta estrategia. Swensen, en su libro "Unconventional Success", es muy claro explicando esta materia.